Cuando los números no son claros ¿Déficit y Superávit?

A principios del mes de julio comenzó a estudiarse la Rendición de Cuentas 2017 del Gobierno Departamental del actual Intendente Dr. Andrés Lima, donde desde diferentes actores políticos se criticó duramente lo que viene siendo la economía de la comuna salteña, tanto desde la oposición como es esperable, así como también desde ediles del oficialista Frente Amplio.

Lo más notorio de esa rendición de cuentas fue el déficit, el que ascendía al final del ejercicio en 377 millones de pesos solamente en 2017. A esto, se le deben sumar los primeros años de gobierno y la suma termina siendo en 424 millones en pérdidas que tiene este gobierno departamental. Esto resulta asombroso, ya que fue el punto más atacada y cuestionado durante la campaña electoral por quienes hoy gobiernan a Salto. En su momento el Director de Hacienda Gustavo Chiriff mediante conferencia de prensa dio a conocer los números de la rendición de cuentas.

Estos últimos días llamó la atención cuando el Jefe Comunal Dr. Andrés Lima destacó en un medio de prensa que la Intendencia había dado superávit y esto fue confirmado por Chiriff en un comunicado que firma, destacando la situación de las cifras de la Intendencia y sin agregar un solo número más que unas gráficas sin números precisos.

En el año 2017 ingresaron 1.930.053.766 y se gastaron 2.114.571.085. Lo que no caben dudas, es sobre que en la actual administración se recauda mucho más que en las anteriores por diferentes medidas que asumió este gobierno, ya sea desde lo que es el aumento del boleto de ómnibus y retirar los pases libres que beneficiaba a jubilados y pensionistas, el aumento en el precio de los destinos termales y la construcción de un peaje en Arapey, el aumento de la contribución inmobiliaria que subió por encima de lo propuesto por el Gobierno Nacional en un momento delicado del país, la recaudación por el cambio de patente de rodados obligatorio y único en el país y a esto debemos sumarle el asumir compromisos económicos por más de mil millones a pagar en quince años, todos estos, recursos por demás que recibió la Intendencia salteña.

Lo que también aumentó es el gasto, en el 2017 se gastó por demás de lo autorizado por la Junta Departamental y mucho más por encima del Presupuesto que propuso el actual gobierno al inicio de su gestión y que no fue autorizado por el legislativo. Entre tantos números, podemos concluir que se recauda el doble pero se gasta mucho más, comprometiendo los recursos de los salteños y con una realidad del gobierno y del pueblo que se distancian cada vez más, en un departamento en donde el desempleo sigue aumentando, como aumentan los sueldos de los cargos de confianza, en un país en donde el sueldo mínimo es de $13.430 y ningún director gana por debajo de diez sueldos mínimos.

Sin dudas hay mucho para corregir, pero desde lo económico, pueden y deben rendir mucho más.

 

Deja un comentario