Dios nunca llega tarde..

HEBREOS 4;16
“Acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracias para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”

dios-nunca-llega-tardeEste pasaje contiene un gran desafío para almas necesitadas, almas en apuros, es decir para aquellos que están en la escuela del sufrimiento. El contexto habla de Cristo como nuestro sumo sacerdote que se compadece de nuestras debilidades.

El profeta Isaías definió a nuestro Señor como “Varón de dolores experimentado en quebrantos” El paso por todas las aflicciones humanas por lo tanto puede comprender perfectamente cuando nos acercamos a El cargando nuestros dramas.

Acercarse a Dios confiadamente implica no dudando nada, con plena certidumbre de que Dios obrara en mi favor y entonces Dios extenderá su mano y me brindara oportuno socorro.

Oportuno socorro es la evidencia que Dios nunca llega tarde….. Una ayuda para cuando no me quedan fuerzas, para cuando estoy a punto de rendirme, a punto de dar todo por perdido, a punto de sepultar la esperanza.

El oportuno socorro puede llegar cuando parece que nadie se acuerda de mi necesidad, cuando parece que todos se olvidaron de mi y siento el agua al cuello, una asfixia mortal.

Cuando me invade un estado de angustia de desesperación, cuando padezco la mayor crisis y mi vida es un caos insoportable, Dios viene y me ofrece oportuno socorro.

Quienes experimentan este alivio; los que se acercan a Dios confiadamente.

Así que no todo esta perdido, aunque sienta o vea que todo se derrumba alrededor, aunque el peligro lo aceche, aunque se sienta en bancarrota o que la vida perdió su sabor, aun no es el fin, Dios puede brindarle oportuno socorro.

La confianza en Dios, la Fe es el capital más precioso en medio de la crisis. Mi Fe en cristo debe ser puesta en acción y presentarla ante el trono de la gracia de Dios y de allí ser auxiliado, recibir Oportuno Socorro.

Pastor: Hector Cattani
http://antorchasbautistas.blogspot.com/