El “nocturno”…

Para quienes sumamos algo más de 50 años, tenemos como virtud el haber vivido diferentes situaciones y como conocido distintas vivencias.

Muchas veces decimos que antes se vivía mejor o los códigos eran diferentes, pero también se daban la necesidades de hoy día y no nos es ajeno aquello de la letra de la canción, “morís en la capital”.

No es algo nuevo, sino que viene de lejos y han pasado de todos los colores, pero aquello de mirar el Uruguay profundo, siempre ha quedado en una linda frase, que también más cercano en el tiempo, se llamó descentralización. Algo de los que vivimos lejos de la “capital”, seguimos viendo como se toman decisiones en los lugares correspondientes y cada tiempo se puede pedir algo, con movimientos, algo de prensa, pero que no pasa de eso, ya que el “centralismo”, cada vez está más vigente.

Días pasados la tragedia se dio en la ciudad de Artigas y se perdieron tres vidas, lo que llevó a una marcha en silencio de más de 10.000 personas, donde se pidieron soluciones a cosas tan sencillas, por ahí vimos un cartel de un aeropuerto, también un centro especializado de salud del quemado, entre otros, como arreglos en las rutas que unen esa ciudad con el país.

Más allá del hecho puntual, una vez más quedó demostrado que el país, a pesar de ser pequeño y que la distancia entre la capital artiguense, con la del país, son algo más de 700 kilómetros, son tan distantes para recorrerlos, que nos hizo acordar el tiempo del “nocturno”.

Muchos se preguntarán que es el nocturno, sobre todo pensando que tiene algo que ver con la noche, pero que justamente también abarcaba parte del día solar y que recorría el trayecto de Artigas – Montevideo, pasando por distintas localidades, como ciudades del país.

El nocturno era el tren de pasajeros que salía desde Artigas, pasaba por Salto y era lindo ver la estación salteña con aquel movimiento, donde muchos esperaban su llegada, para partir hacia la capital.

Era uno de los transporte utilizado y donde también muchos que necesitaban atenderse de su salud en la capital, se subían al mismo, para recorrer los 500 kilómetros que unían Salto – Montevideo, con más de 24 horas en llegar.

Esto muestra que si había urgencia, no podía utilizar el mismo y sin embargo era un medio de transporte, que justamente llevaba gente para realizarse tratamientos médicos, que en esta zona no se podía realizar.

Eran otros tiempos, década del ’70 e inicio del ’80, porque hoy el tren de pasajeros ya no funciona en nuestro país y lo que sí se mantiene, es que en situaciones especiales, seguimos como la letra de la canción, “morís en la capital”, donde el nivel de vida es diferente al resto del país.

Basta recordar en nuestra ciudad que se ha planteado en más de una oportunidad la instalación de un IMAE, en el que vimos realizarse anuncios, firmas en distintos períodos, pero el mismo sigue sin aparecer y por ahí nos enteramos que en la capital continúan apareciendo los mismos. Entonces nos volvemos a preguntar, ¿porqué el país sigue centralizado? y no encontramos respuestas. Recorrer 700 kilómetros en estos tiempos, parecería que no habría inconvenientes y hoy vemos que no es sencillo hacer los mismos.

Lejos de buscar culpables, hay que encontrar soluciones y lo que en alguna oportunidad se ha hablado, tener esta región una representación política, que más allá de los colores, entiendan que hay que golpear las puertas, buscando las soluciones para la gente, que muchas veces está lejos de la capital. A pesar de ser un país chico, que concentra más de la mitad de la población en la capital y casi que un 70% en el área metropolitana, somos parte del mismo por estos lares.

Pero claro, hoy todo se mide en números y pesos, que generalmente es donde se concentra el poder, hacen que para llegar a los logros, no sea del todo sencillo. Habrá que exigirles a nuestros representantes, no solo de Salto, sino de la región, que formen un bloque, para tratar que por lo menos, se pueda mirar para estos lados, no solo cuando ocurren las desgracias, sino trabajar para prevenirlas.