El Poder… y no poder…

En estos tiempos, donde tener Poder puede significa estar por encima de los demás, incluso la palabra puede significar muchas cosas y podríamos enumerar muchas.
Ejercer el poder de convencimiento y por ende dominar a quienes de una u otra manera se dejan convencer.
Es muy sencillo ver a quienes quieren estar en el poder y sus estrategias para perdurar, como una manera de mostrar que su camino es el mejor.

Muchas veces recorriendo el mismo igual que otros, pero dándole su impronta y tratando de mostrar que lo suyo está por encima de los demás, lo que se llama “acarreando la manada para su corral”.

El Poder es algo que ha venido desde siempre y puede ser a través de la capacidad de hacer algo, ejercer el dominio sobre los demás, la habilidad de influir sobre el resto, sentirse con la autoridad como para estar por encima del resto.

La lucha por el Poder, existió, existe y seguirá existiendo, por una manera de ser de los humanos, lo que no quiere decir que todos nos dejemos llevar por quien lo ostenta.
Porque a pesar vivir en un mismo suelo, no siempre se tiene o puede estar de acuerdo, con quienes de una u otra manera son parte del Poder y eso es vital para poder que el mismo no se transforme en otra cosa.

Hoy en día donde algunos quieren hacer creer que la verdad está de un solo lado y que lo demás no sirve, de seguir por ese camino, solo quedará decir “Amén”, aceptando todo, lo que está o no bien.
Escuchar a quienes en algún momento criticaban lo que hoy hacen y señalar que esto si está bien, más allá que cuando hay un aumento, en definitiva la pagan todos. Los servicios públicos, para contar con los mismos, si podés pagar, los tenés y si no podés, no los tenés, lo marca el poder.

El no poder. Es ahí donde nos damos cuenta que quizás el poder no lo puede todo, o sencillamente sirve que algunos no puedan. Es un verdadero “enredo”, pero tan real, como sencillo para quienes tienen el poder y aquellos que están en el grupo de no poder.
Estamos en pleno siglo XXI y todavía en estos días, podemos ver como personas revisan bolsas de basura para poder comer.

Justamente en una caminata con mi hija, al ver una situación de una persona buscando comida en una bolsa de residuos y me hace una pregunta, como también una reflexión, que me dejó sin palabras.

“Papá, en una historia de dibujitos animados, tenían que pagar el aire para respirar. Mirá si ese señor que no tiene para comer, ¡como haría para pagar para respirar?…”

Cuanta razón, tiene 11 años y me abrió los ojos de una triste realidad que está en estos días, nuevamente, como cada tanto recrudece la misma.
Por mientras, algunos siguen mirando solo el Poder y tratar de no perderlo, como para mantenerse “prendidos a la teta”, esa que le da leche a algunos, mientras que otros se revuelven con una bolsa de basura, buscando el sustento necesario, como para seguir respirando.

Por suerte lo que me decía mi niña, era un dibujito animado, pero que no se les vaya a ocurrir a los que tienen el Poder, sino que mal nos podría ir a quienes nos agarra el “no poder”, de muchas cosas.
Alguien en algún momento me señaló, “el poder seduce” y vaya cuanta razón, después miramos lo que está más cerca, mientras que otros siguen con el sueño de algún día “poder” vivir mejor.