Escuela Nº 35 de Nueva Hespérides celebró 100 años  .

En la tarde de este martes la Escuela Nº 35 de Nueva Hespérides, procedió a realizar la celebración de sus primeros 100 años de presencia en una zona emblemática de la producción del departamento.
Autoridades militares, policiales, de la educación junto al director de cultura de la intendencia de Salto, Mtro. Jorge De Souza y el secretario general, Lic. Fabioán Bochia, destacaron la importancia del acontecimiento.
La maestra directora del centro de estudios, Magela Rivarola, historió la vida institucional de la escuelita que comenzó en el año 1917 cuando Nicolás Solari donó 6.400 metros cuadrados de terreno que incluía el edificio, “en 1980 se legaliza esa donación y el edificio mantiene la estructura colonial. Las clases comenzaron el 16 de mayo de 1917 con una población de 25 niños que aumentó ese mismo año a 63. Existía preparatorio, primer y segundo año y los chicos hacían largas distancias a pie o en carreta hasta que comenzó a funcionar la línea de transporte”.
Hijos de inmigrantes que poblaron la zona y formaron parte de esa educación en la Escuela 35, “todos reconocieron el valor más profundo de esta institución que jamás cambió la esencia de su misión educativa”.
UN SIGLO DE CONTINUIDAD Y COMPROMISO
Gustavo Castillo, coordinador de la educación rural en Salto, dijo por su parte que “es difícil contemplar todos los sentimientos existentes de quienes participan de esa celebración porque todos seguramente tienen algún recuerdo. Es una instancia para la alegría y en lo que atañe al departamento de educación rural continuamente estamos reunidos y pensando siempre en la calidad de la educación y que todos puedan disfrutar de la socialización que sin dudas se necesita”.
El secretario general de la Intendencia, Lic. Fabián Bochia, dijo que 100 años de la escuela “es maravilloso. Hace poco tiempo estuvimos inaugurando mejoras y cartelería y muchas anécdotas nos contaron de estos 100 años. Podemos decir justamente que pueden ser del edificio o del lugar, pero queremos decir que es un siglo de esfuerzo de vecinos, de niños, de educadores, de esfuerzo educativo. Hay un siglo continuado de gente comprometida con la mejor herramienta social que se conoce y que es la educación”.
Bochia agregó, además, que “no pensemos en el edificio, pensemos en la gente, en un siglo de continuidad y esfuerzo. Hay generaciones de abuelos, padres, hijos, nietos, que seguramente seguirán colaborando con la institución y desde esta administración seguiremos apoyando para que sean muchos años más con este maravilloso ejemplo que nos brinda esta escuela”.