Familias regocijadas,por el Dr. Álvaro Lima.

La algarabía rayaba casi, con estados de una comprensible exuberancia. Al final, el esfuerzo cooperativo, la ayuda gubernamental local y nacional, el tiempo invertido por mujeres y hombres en pos de la concreción habitacional; se confundían con ese beso tibio de la vida.

Cuarenta y dos familias en el barrio Nuevo Uruguay, en el extremo este, arribaron a la meta. Hace tan solo algunos días, fueron entregadas las llaves del complejo que resalta a la vera de la Avda. Oribe en los accesos a nuestra ciudad.

Estupendas viviendas engalanan el barrio y se asientan dando marco a un enclave de calidad de vida, para trabajadores de la citricultura de Salto. Con el historial forjado tras ese emblemático fruto de nuestro suelo, con la generosa entrega cotidiana que fue engrosando los ahorros y haciendo nacer el objetivo de ya contar con casa propia.

Compartimos la alegría de la masa trabajadora reflejada en esa jornada de inauguración y paso a una nueva dimensión de vivencias. Allí, se hicieron presentes autoridades del sindicato que los nuclea, Sintracita, del Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) con su titular la Arq. Enedia De León, el Jefe Comunal acompañando por integrantes de su equipo de gobierno.

La colaboración multi – instituciones es otra demostración de que aunando esfuerzos, el viaje se torna más solidario y se comparten los estados de ánimo que van signando el plan trazado.

En ese logro participaron varios organismos. Cada cual fue poniendo lo suyo. Así lo exigía el compromiso comunitario. Hacer para llegar. Ayudarse para vivir más intensamente, cuando se trazan objetivos a alcanzar.

La Intendencia salteña donó el terreno y puso a disposición de las familias el equipo técnico de Desarrollo Social para relevar necesidades y mediar en procura de potenciar las virtudes familiares mezcladas en el trabajo de construcción.

El Ministerio de Vivienda destinó de su cartera la inversión que daba el envión al proyecto, su equipo de técnicos y asesores siguieron en comunicación con los núcleos familiares y supervisaron las etapas hasta la finalización de obra.

Y qué decir de las familias que trabajaron, pusieron ladrillo sobre ladrillo, con calor y con frío, sumando horas y horas de labor hasta completar la obra. Allí radica, el protagonismo central del producto que cierra ésta historia: el complejo habitacional flamante.

La ministra De León fue categórica al señalar que la participación de las familias, forjadoras de su destino, mueve a apoyar éstas iniciativas como lo viene haciendo ésta repartición del gobierno nacional en distintos Departamentos del país.

La planificación de construcción de viviendas, es política de Estado; y de éste período de gobierno. Se han realizado importantes inversiones, en Salto como en otros puntos del Uruguay.

En distintos puntos neurálgicos de nuestra ciudad, como en el centro de los recursos con el accionar invalorable de MEVIR, observamos planes de edificación de viviendas.

Finalizados algunos y en curso otros. Con participación de inversores privados en señal que el Gobierno de Salto brinda confiabilidad administrativa, estabilidad económica convirtiéndose en buena plaza inmobiliaria.

La familia de los cítricos lo ha logrado, cuando expiraba el camino; se encontraron con una vivienda Es esa, una muy buena noticia para nuestra población y marco de referencia para tantas cooperativas que la buscan. Ellas, de igual manera, se regocijarán.

Deja un comentario