Flota a la vanguardia (Por el Dr. Álvaro Lima) Frente Amplio de Salto.

En éstos días y a ésta hora, viene arribando a nuestra ciudad y con destino a la Intendencia de Salto la remozada y renovada flota vehicular.
Sabido es del deterioro masivo de toda la infraestructura del parque automotor, que acompaña el desempeño de la actual administración, que se apresta a cumplir tres años en el venidero mes de julio.

Una devastación abnegaba el trabajo en proporciones considerables. Sin embargo, la impecable gerencia económica de Hacienda de la comuna que ha arrebatado al Departamento salteño de la ruina histórica comienza ahora a aliviarse con la llegada de motos y camionetas 0 km. Es el comienzo de un esperado peregrinar.

Será para cubrir las necesidades de las distintas áreas funcionales, tanto en la ciudad como en el centro de los recursos. Al mismo tiempo, permite al funcionario mejorar su calidad laboral y aumentar considerablemente en la optimización de su tarea.

Asistimos a una muy buena nueva que había sido anunciada hace algunos meses y que, finalmente, logró sortear una ardua tramitación en la regularización de los documentos con el importador y los organismo del Estado.

Le seguirán, a los primeros vehículos ya arribados, los camiones, la maquinaria vial solicitada y las nuevas unidades de ómnibus. Todo ello, en el marco de un proceso paulatino, ordenado, prolijo y que piensa en la población y en la futura administración.

Cabe recordar, que no se ha solicitado más dinero para ésta compra necesaria y de tamaña envergadura. El gobierno de Salto de éste tiempo no se endeuda. Cambió aquellas tinieblas del manejo irresponsable por el manual del buen administrador.

Esto es producto de aquel fideicomiso final que éste equipo de gobernanza negoció para poder respirar nuevamente. Aquella herencia oscura se transformó en línea de crédito con un solo acreedor y se asumió el compromiso de pago a quince años.

Pero no solo son nuevos vehículos que vienen llegando. No solo se trata de una modernización rodante en interés de los y las beneficiarios que somos la ciudadanía entera.

Muy por el contrario, además de cumplir con el plan de trabajo, se han revitalizado los ambientes de estancia de los trabajadores municipales con reformas y remodelaciones trascendentes en algunas reparticiones de la Intendencia.

Basta recordar que en el Gramon se erigieron vestuarios y salón multiuso, en ómnibus se montó un taller de herrería y se mejoró la sala de atención al público, en el edificio de Recolección y Barrido se forjó un taller de mecánica ligera, se mejoraron las instalaciones y se arreglaron los techos.

En termas del Arapey, se cuenta con un salón comedor para el disfrute de los trabajadores; que combinan así la tarea cotidiana con la armonía del tiempo para compartir.

Y podríamos continuar citando ejemplos de aspectos vitales que hacen, además al fortalecimiento de una gestión que no pierde de vista a sus gobernados ni a sus servidores los funcionarios.

Gerenciar con muy buenos resultados en términos de balance y equilibrio financiero resulta posible. Demostrar día a día es lo que acostumbra ésta administración departamental.

Mejorar sobre la marcha, con innumerables ejemplos, resulta de un reconocimiento que mueve a seguir estando a la vanguardia. Resulta que nunca se movió de ahí. Ni un ápice.