Fuerza Aérea constató en diciembre la falta de municiones pero el Ministro de Defensa no fue informado.

Tras la investigación sobre la desaparición de unas 18.000 municiones en la base militar, que comenzó en junio  se conocen algunos de sus resultados.

Se indicó que el relevamiento de armamento y municiones en la base se hace regularmente cuando cambia de comandante. También, que hasta el mes de octubre de 2014 los resultados no arrojaron novedades. Pero en la revisación de diciembre pasado se detectó el faltante, lo que no fue informado al mando militar y menos al Ministerio de Defensa.

Por eso, en su informe preliminar de la investigación, la FAU admitió que en ese momento se constató “una importante falta de municiones” calibre 7.62 mm que se utilizan, entre otro equipamiento, en las ametralladoras de los aviones Pilatus.

Deja un comentario