Intendencia de Salto recupera calles en el casco urbano de la ciudad.

La Intendencia de Salto, a través del departamento de Obras, viene trabajando en la recuperación de las calles del casco de la ciudad, en la zona comprendida por Av. Harriague, Costanera Sur y parte de la Norte, Av. Barbieri y Av. Blandengues y Gobernador de Viana.
El intendente de Salto, Andrés Lima explicó que los trabajos comenzaron por calle 8 de Octubre, desde Blandengues hasta República Argentina: “En los últimos días recorrimos esa calle con la cuadrilla que está trabajando en ese lugar y constatamos el buen trabajo realizado. Este martes estaban culminando la tarea por calle 8 de Octubre e inmediatamente comienzan con el mismo trabajo en calle Agraciada desde su intersección con Zorrilla de San Martín hasta Av. Blandengues”.
En cuanto al tramo de calle Agraciada desde Costanera Norte hasta Zorrilla de san Martín, informó que allí “la intención es levantar el pavimento existente para colocar un nuevo riego asfáltico; está dentro de la planificación de la recuperación de la costanera desde zona de Arenitas Blancas hasta la desembocadura del arroyo San Antonio”.
NUEVO MATERIAL
Por su parte el coordinador de Obras, Álvaro Gómez, dijo que se está utilizando un nuevo material con el cual se ha logrado recuperar calles que venían sufriendo las consecuencias de la filtración de agua y el daño en las bases, “se trata de una mezcla que incluye Bitafal, un asfalto mejorado a base de polímeros que logra una composición más dúctil y adaptable ante eventos climáticos y tránsito de vehículos”.
Gómez, agregó que “se trabaja en la recuperación del hormigón mediante el uso de esa mezcla para el sellado de grietas, que son las que generan esos golpes fuertes en los vehículos. Con esto evitamos que el agua se filtre y los paños de hormigón se sigan dañando”. Precisamente el daño que se constata en muchas de las calles de Salto no se debe a lo realizado en la superficie, “sino a lo que se genera por debajo, ya que el agua socava el hormigón, este comienza a desmoronarse, y queda hueca la base”.
Significó que la utilización del nuevo material surgió “a propuesta de un funcionario, quien planteó la idea, y a partir del trabajo inicial pudimos apreciar los buenos resultados que brinda. Entonces, nos comunicamos con la empresa Bitafal para pedir un producto mejorado y un sellado de grietas que va a mejorar aún más el resultado final”.