Intendente confirmó donación de terrenos para Salto y nuevo plan de viviendas.

El intendente de Salto Andrés Lima adelantó que, en viaje oficial a Montevideo, “mantuvimos una reunión con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) en la que nos confirmaron la donación de terrenos a la Intendencia de Salto para que se puedan realojar otras familias. Nos decían que algunos de esos terrenos están incluso dentro de la planta urbana de Salto”.
Lima confirmó además que, en reunión con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), se informó que “se pondrá en marcha un nuevo plan ya que la intención del propio presidente de la República, Tabaré Vázquez, es que entre Salto, Paysandú y Río Negro se puedan construir cerca de 300 viviendas”, si bien aún resta corroborar qué cantidad corresponderá a cada departamento. El requisito que establece el MVOTMA es que los terrenos cuenten con servicios de saneamiento, alumbrado público, calles y acceso al agua potable. Lima mencionó que, a partir de los terrenos que done el Ministerio, es posible aspirar a “conseguir otros, con otras instituciones”.
ÑANDÉ AVANZA EN CONSTRUCCIÓN DE 38 VIVIENDAS
Por otro lado, el Intendente dijo que se llevan construidas las primeras cuatro viviendas prefabricadas por parte de la empresa Ñandé, en un proyecto que apunta a realojar a 38 familias que tienen sus hogares entre 11,80 y 12,50 metros de cota, y que han sufrido reiteradamente las consecuencias de las inundaciones. La intención de la administración, expresó el intendente Andrés Lima, es que “esas 38 familias que ya están registradas en la dirección de Desarrollo Social, puedan ser realojadas como parte del operativo retorno”. Las viviendas se ubican en Salto Nuevo Sur, en las proximidades del Gimnasio Bernasconi.
Por su parte la coordinadora de Vivienda de la Intendencia de Salto, Adriana Etcheverría, explicó que las obras comenzaron hace aproximadamente un mes y el proyecto establece que la Intendencia, con personal municipal, procede a la construcción de las plateas o cimientos y el muro divisorio, y sobre cada platea se construyen dos viviendas con métodos alternativos de construcción. Etcheverría dijo que “la empresa Ñandé trae los paneles armados desde Montevideo y procede al ensamblaje en el lugar”.
El proyecto prevé que, una vez realojadas esas familias, “los terrenos inundables que ocupaban puedan ser destinados a instituciones deportivas para construir canchas de fútbol o de baby fútbol, plazas, espacios públicos, juegos saludables, con el fin de ocuparlos y evitar que a futuro otras familias se alojen en esos lugares”. Los espacios “serán concedidos como viene siendo hasta el momento, en condición de comodato”.
La jerarca mencionó que esta es “la primera fase de un proyecto más amplio llamado ‘Un Salto al desarrollo’, que abarca a aquellas familias que viven en zonas inundables. Esta primera experiencia permitirá evaluar los resultados con el acompañamiento de un equipo de asistentes sociales y psicólogos, que profundizan sobre la convivencia en comunidad”.