Levantar la mirada y unir las manos…

La Navidad es festejar el nacimiento y la llegada de Jesucristo a nuestro mundo, que generalmente en estos tiempos que corren es el momento de estar cerca de la familia, unirse en torno a una mesa, o simplemente abrazarse para comenzar una nueva etapa de la vida.

Navidad es un término de origen latino y que significa nacimiento, alumbrar o mirar hacia adelante.

En estos tiempos donde cada vez estamos más conectados a un aparatito que nos lleva a estar distantes de las cosas cotidiana que tiene la vida, de las pequeñas cosas que nos rodean y eso muchas veces nos aísla de la realidad del día a día.

La falta de diálogo, de liderazgos reales y capaces de buscar las soluciones para el conjunto de las cosas, no seguir con aquello de mi propia “chacrita”, dejándonos ganar por el egoísmo, ese que en vez de sumar nos va dividiendo cada vez más.

Casi sin darnos cuenta, seguimos en ese mundo de un aparatito que nos atrapa y dejamos de mirar al otro como tiene que ser, a los ojos, charlar cara a cara, decirnos las cosas de frente, encontrar los caminos de entendimientos.

Hoy tenemos una clase política que cada vez busca más la división o por lo menos así lo hacen ver para el gran colectivo, cada uno buscando esa “cuotita” de poder, que les permita seguir “atornillados” a un sillón, que les permite seguir tomando decisiones propias, sin discutir con los demás o por lo menos escuchar las otras “campanas”.

Vemos como no salimos de una campaña política, cuando ya estamos en otra, que parece no terminar nunca y los reales problemas siguen como cuando estaba, “Juan”, “Manuel”, “Pedro” o “José”, porque son parte de la vida, no existen los “remedios” que traen la cura maravillosa.

La pobreza sigue estando en cada rincón, solo basta con sacarse las “vendas” y mirarla, para intentar ayudar a los que más necesitan.

La inflación más allá que la quieran disfrazar de distinta manera, “María” y “José” la viven en el diario vivir, se la podrá mostrar con un “moño” diferente, hoy sin aquellos almacenes que con su “libreta” nos permitían llegar a fin de mes. Hoy cambió y tenemos la de “plástico” que nos permite ir a los comercios que han crecido, pero en algún momento la misma nos vuelve a una realidad.

Los “tarifazos”, que fueron tan criticados en algún momento, hoy también duelen el “bolsillo” de “Juan Pueblo”, ese que sale todos los días a realizar las ochos o más horas diarias para tratar de llevar lo necesario a su familia y se dieron momentos, como en cada época de los buenos, como también de los otros.

En estos días donde la gente común trata de “saltar” los inconvenientes, sobre todo aquellos que ya hemos sabido sortear más de una crisis y sabemos que la única manera es “agachar la cabeza”, pero mirando hacia adelante, para tratar de no dejarnos caer en la misma.

Para quienes estamos en el “llano”, vemos como algunos que tratan de brindar o hacernos ver soluciones “mágica”, como para tratar de llevar el “agua” para su pozo.

Sabemos que tenemos que levantar la mirada y unir manos, esa es la única fórmula de poder salir.

arbon-navidad-personasEn ese camino tendrían que estar hoy los políticos, que no importan si son de izquierda, derecha o centro, algo que es lindo al momento de marcar diferencia y lo que necesitamos los uruguayos, es unir fuerzas, “tirar el carro” en un mismo sentido.

Sería bueno que dieran ese ejemplo, porque en definitiva todos están en el mismo barco y son los que guían, que dejen de lado su lucha por esa cuota de poder, que en definitiva los beneficia a ellos mismos.

La falta de verdaderos líderes cada vez se siente más y son tan necesarios para encaminar a todos juntos, no sólo a una parte de la “manada”.

La Navidad es un buen momento para que llegue el nacimiento de la unión de manos, vamos a levantar la mirada..