“Nada Funciona”. – Por el Dr. Andrés Lima

limaSalto está mal, y la sensación escapa al análisis político. Nos hace acordar a un informe célebre que ya detallaremos, pero pensemos en los problemas que exhibe la ciudad, ni hablar del interior del departamento que recientemente recorrimos. A los problemas el oficialismo le encuentran con facilidad culpables: OSE, UTE, AFE, el Gobierno Central. Hoy vemos como desde otros partidos se preocupan por la situación de los empleados municipales, sus cobros, las licencias, los salarios vacacionales. Permítannos decir que nosotros, o mejor dicho los ediles del Frente Amplio y en particular de la Agrupación Humanista Armando Aguirre Lista 888 hace tiempo vienen planteando. Las respuestas son la soberbia, el ataque a nuestro partido o nuestra persona.

Veamos entonces lo del autor y si no es lo mismo que acá: en 1974, Robert Martinson publicó su célebre revisión de los estudios evaluativos del tratamiento, titulado «¿Qué Funciona? —Interrogantes y Respuestas Sobre la Reforma de la Prisión». Este trabajo, una versión abreviada del libro de 736 páginas que se publicaría un año después (véase Lipton, Martinson y Wilks 1975), ofreció una visión pesimista de las posibilidades de rehabilitación exitosa de delincuentes juveniles y adultos. «Con pocas y aisladas excepciones», concluyó Martinson (1974b, 25), «los esfuerzos de rehabilitación que han sido presentados hasta la fecha no han surtido un efecto apreciable sobre la reincidencia». Posteriormente, esta expresión técnica sería reducida a su idea central: «Nada funciona» en el tratamiento correccional. La investigación de Martinson y sus coautores se fundamentó en el análisis profundo y detallado. Su célebre frase: Nothing work, nada funciona, todo está mal.

Pero sobre todo lo que detectó Martison y lo hemos analizado en los cursos de Facultad de Derecho es que el sistema no tenía respuestas.
Nosotros le preguntamos a los salteños, objetivamente, no solo a aquellos que simpatizan con el Frente Amplio, sea con nuestra candidatura o con algunas de las otras que presenta nuestra fuerza política, sino también a aquellos nacionalistas, colorados, independientes o indecisos, honestamente, si creen que Salto con este gobierno tiene futuro. Si cinco años más de esta administración son posibles.

Todos sabemos que sería imposible de sostener porque se caen por su propio peso, necesitan aportes del gobierno nacional para iluminar una avenida (y a veces ni así), el sistema de transporte funciona en forma irregular no cumpliendo horarios y dando una mala atención, las calles tienen paisajes lunares.
Hoy de todos lados se preocupan por la atención a los proveedores, por cómo se atenderán los varios fideicomisos que adelantaron dinero para ir zafando.

Ese es el proyecto del actual gobierno, ir zafando. En el mejor momento de la historia económica reciente del Uruguay, dicho hasta el hartazgo por dirigentes de los partidos tradicionales, necesitan dinero adelantado para funcionar y plata del gobierno central para hacer alguna obra.

Nothing work, nada funciona.

Por el Dr. Andrés Lima.