París se convirtió en capital mundial contra el terrorismo

imagesUna marea humana de más de 3 millones de personas, incluyendo en París unos cincuenta líderes de todo el mundo, marcharon este domingo en Francia contra los atentados islamistas que dejaron 17 muertos esta semana.

Algunos marcharon en silencio, otros cantaron “La Marsellesa”, el himno nacional francés, o gritaron “¡Charlie, libertad!” y “¡Viva Francia!, bajo un sol generoso para un día de invierno, apenas opacado por alguna llovizna.

El ministerio del Interior, ante la amplitud “sin precedentes” de la concentración, consideró imposible hacer un conteo oficial.

En París, el palestino Mahmud Abas y el israelí Benjamín Netanyahu acompañaron al presidente francés François Hollande, así como los dirigentes de numerosos países europeos, incluyendo la alemana Ángela Merkel, el británico David Cameron y el español Mariano Rajoy.

Con expresión grave, todos ellos marcharon en fila cerrada y tomados del brazo. La manifestación estaba encabezada por familiares y allegados de las 17 víctimas que murieron en los ataques.

Media hora después, los dirigentes extranjeros y las numerosas personalidades políticas francesas que participaban en la marcha mantuvieron un minuto de silencio en homenaje a las víctimas.

El presidente Hollande abrazó luego uno por uno a los dirigentes extranjeros, que se retiraron.

El mandatario francés siguió entre los manifestantes para saludar a los familiares de las víctimas y a miembros de la redacción del semanario satírico, que llevaban en la cabeza una cinta blanca con el lema “Charlie” escrito en negro.

“París es hoy la capital del mundo. Todo el país se elevará hacia lo mejor que tiene”, había declarado poco antes Hollande ante su gobierno.

Decenas de miles de personas se manifestaron en numerosas ciudades de Europa como Madrid, Bruselas o Berlín, y algunos centenares ante las embajadas de Francia en Buenos Aires y Caracas.

“YO SOY CHARLIE” – Unas 10.000 personas se reunieron en la pequeña localidad francesa de Dammartin-en-Goele, donde los hermanos Said y Chérif Kouachi, autores del ataque contra Charlie Hebdo, murieron en un enfrentamiento con las fuerzas del orden el viernes.

Los manifestantes enarbolaban pancartas con consignas de resistencia, como “Empuñen sus bolígrafos”, “Libertad, igualdad, dibujad, escribid” y la ya célebre frase “Yo soy Charlie”.

Un riguroso dispositivo de seguridad fue organizado, con 5.500 policías y militares desplegados en la capital y sus alrededores.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry expresó su solidaridad con Francia en un mensaje desde la India y dijo que “ningún acto terrorista detendrá la marcha de la libertad”.