Que no miren para otro lado por el Dr. Álvaro Lima

Muy sueltos de cuerpo los integrantes del Partido Colorado que gobernó este departamento hablan como que no tuvieran nada que ver en la mayor crisis que recuerda nuestra comarca.

Esta semana saltaron nuevos problemas en la Junta Departamental. En la Intendencia viven de convenio en convenio para tratar de llegar a estar a media agua medianamente en capear la situación.

Acá la clave de todo es que en algún momento asuman las responsabilidades. Es menester que digan algo, que marquen qué quisieron hacer. Crisis no hubo, a la vista está, el país creció como nunca. Estuvimos toda la campaña electoral escuchando que nos decían que el viento de cola ayudó ganar al Frente Amplio a nivel nacional. Sin embargo ese viento de cola, tan manido, se trabó en el Río Daymán. Parece que acá no llegó y se generó una brecha que hace que nada pueda avanzar.

El discurso repetido y aplaudido tantas veces está llegando a su fin. Los propios colorados no pueden soportar la mentira. Se le debe a carnicerías que le daban productos al Zoológico Municipal, se le debe a las empresas de transporte del interior del departamento, se le debe a las barracas, se le debe a los comercios, no tiene presupuesto la Junta; todo parece una confabulación de deudas.

Si es mentira que lo desmientan, capaz que el dinero está en algún lado y nuestros compañeros al frente de la comuna simplemente no lo encuentran.

Le pedimos a los lectores que piensen todo lo que implica estar dando la cara y explicaciones por temas que no son propios.

Generar plazos, buscar acuerdos, intentar alcanzar negociaciones que permitan planes de pago, y no se construyó una cuadra de bitumen, ni se hizo un arreglo, simplemente se paga algo que no se sabe bien que fue.

Hay problemas para abastecer al gramon municipal, hay problemas para surtir de pórtland y ladrillos al Cementerio de Belén, hay problemas para darle gas oil a los camiones municipales, hay problemas para pagar las licencias reglamentarias que con toda justicia el personal fue tomando. Licencias que están en la ley pero que no se previó pagar, dinero que no es mucho, pero cuando se prefiere a una barra de amigos de la vida y la noche después falta para lo que realmente importa.

Esperemos que en algún momento se les pase el envión electoral y asuman, no la derrota, porque hasta hablan casi como que hubieran ganado, sino el mayor despilfarro de la historia y endeudamiento de un departamento como Salto para cuya vida la Intendencia es un peso por el tendal de deudas y damnificados, de pequeñas y medianas empresa que no saben si siguen por lo que les debe la comuna y que necesitan para seguir viviendo. Pero bueno, parece que nunca se van a dar por enterados del enorme estropicio realizado.