Reducción de gastos para Salto (Por el Dr. Álvaro Lima) Baluarte Progresista. Lista 800. FA

La cristalinidad en la conducción de la economía departamental encuentra algunos aspectos que siempre merecen esa certera difusión. La actual administración comenzó adoptando resoluciones tajantes para combatir la crisis financiera más gravosa de la institucionalidad salteña.
Y lo hizo desde lo más próximo. El jefe comunal concientizó a su equipo de trabajo. En éste período de gobernanza, no existen las sub direcciones, las remuneraciones de sus directores son sensiblemente inferiores; a las del período precedente.
Las compensaciones salariales fueron desterradas y el contrato fija el 30 de junio de 2020, la hora de salida para todos y sin excepciones de los cargos de confianza y designaciones directas. Cabe volver a destacarlo aunque se asedie a la memoria.
Hoy, la comuna de Salto cuenta con 1715 funcionarios, es decir, algo más de doscientos que cuando se asumió; en el gélido julio de 2015. Este descenso funcional, se da a través del plan de reposición de 3 a 1 por el cual cada tres funcionarios que se desvinculan se repone en cantidad de uno/a.
A la fecha, todos los ingresos a la administración se realizan por la vía del concurso o sorteo que le permite a quien traspasa el umbral de Juan C. Gómez 32 adentrarse a la carrera funcional y permanecer en su lugar de trabajo.
Resulta, además, significativo recordar que por convenio colectivo entre el actual equipo de gobierno y ADEOMS; a partir del 1 º de junio de 2017 no hay más ingresos por la vía de la designación directa.
Y dentro del plan estratégico de gobierno, asistimos a otras medidas de disminución del gasto público que traen la solvencia. Se allana el porvenir para una gestión; que produce calidad de vida en volúmenes interesantes.
Se ha logrado optimizar el uso de combustible en aquellas direcciones con una vasta infraestructura vehicular, como ser Obras y Servicios Públicos. Sin escatimar trabajo ni dejar de cumplir con las reparaciones, mejoras y arreglos en la ciudad; ha descendido la cantidad de litros que mensualmente constituían el presupuesto en ese rubro.
El nuevo sistema de iluminación LED, que arribará en breve a seis barrios de la ciudad, permite desde su implementación cumplir con la ley de eficiencia energética.
La empresa que, por licitación pública adjudicada, le venderá las lámparas a la Intendencia, demostró que el ahorro en energía oscila entre el 40% y un 50% respecto del consumo actual.
Y si consideramos, que el gobierno salteño recibirá desde la Oficina de Planeamiento y Presupuesto mediante el FDI el dinero para financiar parte del moderno método de luz artificial; el desembolso decrece un poco más aún.
Asimismo, en el rubro publicidad y difusión en medios de comunicación, hubo una reducción de más de 100.000 pesos como forma de destinar una buen señal a la ciudadanía y; por qué no en el ámbito político.
Los trabajadores de la Intendencia comprendieron luego de arduas negociaciones y en el marco de las máximas garantías que la coyuntura económica pedía un esfuerzo y la comprensión de las partes. Por ello, las horas extras descendieron de ocho mil a dos mil quinientas.
Los viáticos del jefe comunal decrecieron, los viáticos de los directores de igual manera y en los traslados dentro del Departamento se han renunciado a los mismos. Todo en interés de la buena gestión. En beneficio de la comunidad.

Deja un comentario