Se nos mueve el piso…

Quizás o sin quizás, en los últimos días los uruguayos nos enteramos que se “nos mueve el piso”, por lo menos es lo que se nos ha informado de parte de las autoridades competentes en este tema y vaya que no es de descuidarse.
Casi sin darnos cuenta se produjo un movimiento, en una zona como la nuestra que seguramente nunca iba a ocurrir algo así, pero que en definitiva, entre tantos cambios que se producen, esto también sería parte para los que habitamos este país.
Y vaya si dio el efecto esperado, el otro día a la noche se dio un inesperado cambio en el clima, en horas de la madrugada, a muchos sobresaltó un gran ruido y lo primero que pensaron, es que se estaba “moviendo el piso”.
Es que fue sorpresivo el trueno y sobre todo porque no se habían anunciado tormentas, pero uno durmiendo plácidamente, se acostó con la noticia del movimiento, por lo que cuando sintió el estruendo, pensó otra cosa. “Me desperté y pensé que se me caía la casa, después me di cuenta que era producto de un trueno”.
Vaya si una noticia nos puede llegar a estar atentos y ante otras situación, nos puede sorprender con algo distinto.
El otro día me crucé con un amigo y me señalaba, “con esto de los movimientos, uno no sabe que pensar, si son reales o no tanto. Pero uno andando por las calle, ve como muchas de ellas tiene hundimientos, que uno se pone a pensar que podrían ser por efectos de los mismos”.
Aunque se ha señalado por ahí que son por las lluvias y las aguas que corren por debajo de las mismas, lo que producen esos inconvenientes.
Vaya uno a saber, ya que otros por su parte con el tema de que se nos mueve el piso, lo primero que piensan es que los están “serruchando” y tratan de no quedarse sin “patas”.
Es que está todo tan raro, que los “movimientos” hace rato que se están dando, más allá que el período de pases esta cerrado, pero uno no saben como hacen y piden en forma constante.
Claro que no es de ahora, antes cuando lo recibían todo era color de rosa, pero ahora que se están quedando sin “jugadores”, comienzan a preocuparse y sin duda señalan que no quedarán habilitados, más allá que saben que no van a poder retenerlos.
Entonces por ahí ven como se inclina la torre de “pizza” y piensan que es que se mueve el piso, pero en definitiva no es tan así.
Los números que nos muestran que seguimos creciendo y que la inflación no es tal, que tan es así que estamos todos “gordos”, por lo menos la gran mayoría, entonces nos van a ayudar a como tenemos que alimentarnos.
Son tantos los temas que uno a diario lo ve, que sin duda el “miedo” va ganando espacio y uno realmente piensa que “se nos mueve el piso”.
El piso que se va a mover en los primeros días del próximo años son las facturas que llegarán con la sorpresita de siempre y después a llorar al “cuartito”.
“Se nos mueves el piso…”, será tan así o es porque estamos con sobrepeso, que lo hacemos nosotros sin darnos cuenta y si te mandan una dieta equilibrada, si no la podés pagar, es tu problema. Igual, no hay que tener “miedo” a los movimientos, por más que se nos mueva el piso…y saber que todo cambia.