Se trabaja en el retiro de podas en distintos barrios de Salto.

Se puede observar en la ciudad, el movimiento de una cuadrilla especial  paralela a la de Recolección y Barrido, que se está ocupando del retiro de las podas que se encuentran en varios barrios de Salto. En tal sentido, el director del Departamento de Servicios Públicos, Luis Trindade, manifestó que esta tarea se está realizando siguiendo un cronograma establecido y pese a estar muy limitados en cuanto a recursos materiales (combustible, camiones o maquinaria de carga que son solicitados en carácter de préstamo a Obras). Dicho cronograma ha sido previsto por zonas y en forma de espiral de manera de ir abarcando el área céntrica y extendiendo sus alcances paulatinamente hacia los barrios de la ciudad hasta completar la limpieza necesaria. Acotó, así mismo que se contemplan las talas más antiguas o sea aquellas que dejaron de ser podas para transformarse en basurales debido al aporte de los mismos vecinos que comenzaron a depositar en ellas deshechos de todo tipo.

Manifestó el jerarca que contaban con dos palas volcadoras pero, en el afán y el trajín de empezar con los trabajos, una de ellas sufrió un desperfecto por lo cual hubo que retirarla a la espera de la compra del repuesto necesario para su puesta en marcha. En este orden, declaró que es mucha la maquinaria que espera ser reparada y que si bien están ya hechas las solicitudes de compra, aún las mismas no se han hecho efectivas por lo cual se espera poder concretar las mismas en el correr de los próximos días, tal el caso del camión del Alumbrado Público, una barométrica y una recolectora, por ejemplo.

El resto de la maquinaria ha sufrido reparaciones primarias y precarias que permitieran “su salida a la calle” para cumplir con algunas tareas urgentes pero no son garantía de que estén en óptimas condiciones, ni siquiera que puedan completar la labor del día pese a la buena voluntad de los funcionarios que las reparan.

Acotó Trindade que, si bien los vehículos circulan y cumplen sus tareas, es imposible, un cabal relevamiento de la maquinaria de la Intendencia en funcionamiento y el costo exacto que insumiría su reparación, aunque el estimativo daba cuenta de una cifra cercana a los $ 2.000.000 para la “flota liviana” (esto es camionetas y automóviles.) lo que hace que sea muy complicada la situación para movilizar la flota.

Aún así y pese a todo, la voluntad de los funcionarios hace posible que, si bien con dificultades, las tareas se cumplan.

 

Deja un comentario