Semana de contingencias (Por el Dr. Alvaro Lima – Frente Amplio).

Los fenómenos de fuerza mayor, es decir, aquellos que de desencadenarse doblegan la voluntad de quienes gobiernan; se han instalado en la actual semana por nuestra ciudad y en algunas regiones del centro de los recursos.
Lejos estamos de apartarnos de tales eventos climáticos,que han provocado inconvenientes en algunas zonas densamente pobladas de Salto, sino que la conciencia nos martilla una máxima que nos mueve a sensibilizarnos primero y a actuar en pos de los más afectados.
La cuestión es seria y pide una mirada humanizante que dejará, después; pista libre para la ejecución de las acciones fusionando el deber de hacer. En eso anda la actual administración desde el Cecoed como piedra angular para guiar e involucrar.
Las intensísimas lluvias han arreciado zonas muy transitadas provocando importantes deterioros en las vías de tránsito vehicular. Las aguas que surcan nuestras calles, en forma de embalses torrentosos; han superado la capacidad de las bocas de tormenta y alcantarillas; inundando algunas viviendas en contados segundos.
La planificación del equipo de gobernanza, se ha puesto al costado por estas horas. Y es así porque aquí todo lo humano importa. Nos moviliza y nos angustia, además.
Del recorrido de las zonas afectadas que viene haciendo el jefe comunal junto a otras jerarquías departamentales, se ha podido precisar la magnitud del daño causado por las aguas pluviales, la atención que requerirán en forma inmediata las familias damnificadas por las “enchorradas”.
Las primeras asistencias parten ya desde el comité de emergencias con destino a los adultos mayores así como hacia el segmento de infancia en etapa educativa inicial yescolar.
Vestimenta, calzado y algo de alimentos no perecederos que, como siempre ocurre en estas penosas circunstancias; despejan el horizonte para las ayudas solidarias.
En términos de compenetración, varios sectores de la Intendencia mancomunan esfuerzos con miras a canalizar esa agua hacia el río Uruguay.
Respecto a la materia vial, surgieron en las últimas horas averías estructurales que, lógicamente; insumirán una importante derogación de dinero. Y naturalmente, se atenderá esta arista de la emergencia. La cosa no es con el que está al lado, es con nosotros mismos. Ahora y ya.
Una de las zonas más demandante, ha sido el extremo este donde precisamente; el gobierno departamental viene realizando una intervención de envergadura; umbral de un periplo superador como nunca se ha experimentado.
Allí se encuentran equipos viales trabajando en la canalización de las aguas, mientras que técnicos del Cecoed y de Desarrollo Social relevaron y asistieron a la población de localidades como Saucedo y Villa Constitución; donde se computan abnegaciones nada despreciables.
El plan trazado por la actual administración del gobierno de Salto ha sido paralizado. La humanidad lo puede más.Igual que antes, cuando las seis sucesivas inundaciones en dos años y diez meses; una de ellas históricas y devastadora.
No fue hace mucho tiempo. Pero cuando ocurren éstos acontecimientos, naturales inevitables e impredecibles en cuanto a la magnitud de sus consecuencias; lo demás se empuja al costado. La vista despeja el cronograma y despunta lo más valioso de la vida; la gente y su bienestar.

Deja un comentario