Sin “cuentos”… y esperanzas

Y uno puede imaginar que el tema del momento son los “cincuentones” y sus esperanzas de una jubilación acorde a lo aportado durante años de trabajos. Pero no será sencillo, ya que para los trabajadores, pocas veces logra algo que lo beneficie y se va cerrando un nuevo año, con muchos proyectos, pero pocas realidades. No ha sido un gran año y sin duda que la desocupación fue ganando espacios, para que muchos salteños se fueran quedando sin el sustento necesario, como también a nivel país.
Hoy basta recorrer y ver como mucha gente intenta insertarse en el ambiente laboral, pero para aquellos que ya tienen algunos años, no es sencillo, por lo que el camino se hace cada vez más complicado.
El cierre de fuentes laborables y las complicaciones climáticas que también hicieron lo suyo en un año que una economía que se hace sentir en los asalariados, más allá que según los números de los gobernantes, todo marcha sobre “rieles”.
Una inflación controlada, algo que para “Don Juan” y “Doña María”, no es tan así, que lo comprueba cuando va al “boliche”, pero con el mismo dinero de ayer, hoy puede comprar menos.
Despedimos un año con la información que a partir del 1° de enero del 2018 todas las tarifas tendrán su incremento y con ello las subas en todos los productos.
Para aquellos que se encuentran a pocos años de llegar a la jubilación, los números también comenzaron a preocupar y una amplia mayoría de trabajadores se dio cuenta que cuando llegara el momento del retiro, algo no cerraba como esperaban.
Los “cincuentones” que aportaron durante toda su vida laboral, comenzaron una movida, que hizo mover algunos “cimientos” y parecía que la solución aparecía, lo que se votó en las camáras de representantes, pero los números siguen sin convencer, preocupando sin duda.
Una vida de trabajo y llegando al momento del retiro, nos damos cuenta que si damos ese paso, podemos quedar con algo más de un 40% menos en nuestros bolsillos, de acuerdo a la edad de cada uno.
Las franjas son diferentes y algunos también ya manejan la posibilidad de aumentar la edad para jubilarse, lo que sin duda hará un país con poco recambio generacional, con lo que essto trae aparejado.
Pero no sólo en el trabajo el recambio no se da como debiera, sobre todo por las nuevas herramientas, que a los más “veteranos” los complica un poco más, sino que también se da en la política, con “viejos” que siguen sin querer largar la “teta”, esa que le otorga el poder y todos sabemos que el mismo seduce.
De una vez por todas, que realmente lleguen los cambios y el 2018 lo podamos disfrutar “sin cuentos”…, con una esperanza de mejoras, aunque los números indican otra realidad.

Deja un comentario