Solidaridad vincular por el Dr. Álvaro Lima – Frente Amplio.

La coyuntura climática regional viene presentando algunos fenómenos con consecuencias de dificultades serias, por decirlo de alguna forma. En otras circunstancias, nos encontramos con situaciones que llegan hasta la devastación misma.
El ecosistema pasa la cuenta. Ahora, en éste tiempo. Y Salto es puesto a prueba. Es allí, cuando deben de aflorar las reservas de la solidaridad. Sentir y compenetrarse con el problema buscando soluciones.
La comunidad no espera otra cosa y el gobierno departamental no elude sus responsabilidades. Actuar y hacerse presente en el lugar afectado, es lo que se debe hacer. Seis inundaciones en 25 meses de gestión, algunas granizadas y turbonadas se han sucedido en el Departamento y, naturalmente, muchas familias han sido socorridas ante el planteo de diferentes demandas.
Aquí hay que destacar la excelente coordinación y sintonía que existe entre las autoridades del SINAE, de su director nacional Fernando Traversa con el Comité de Emergencia local; como comúnmente se le conoce.
Los dos últimos fenómenos de granizada y vientos de gran intensidad, volvieron a demostrar lo diligente y eficaz de ese trabajo coordinado que venimos mencionando.
Hacia la capital se trasladaron jerarcas de la Intendencia local, en representación de las fuerzas vivas del CECOED, para plantear la problemática. Se informó del monitoreo de daños padecidos que las instituciones del comité en Salto ejecutaron y el plan de acción ante tales sucesos de la naturaleza. Entonces, las respuestas llegaron.
El jefe comunal acompañado de dos directores y algunos funcionarios, acaban de recorrer barrio Fernández en el municipio de San Antonio, Rincón de Valentín y pueblo Biassini; en el centro de los recursos.
Dialogaron con la población, con el alcalde y concejales, recorrieron, vieron, escucharon planteos y destinaron respuestas. Estar siempre hace bien.
La ayuda a los núcleos familiares que fueron alcanzados por los vientos y granizos se concretó. Muchas casas han tenido  que recomponer parte de sus techos, de sus paredes y no nos olvidamos de las quintas y chacras que también fueron alcanzadas.
Seguramente  que se puede hacer mucho más por nuestra población, eso está fuera de discusión para la actual gestión de gobierno.
Los recursos económicos son determinantes para materializar las urgencias y no siempre están al  alcance de la mano. Por otra parte, existen otras zonas geográficas del país que también deben ser consideradas.
Pero en todo esto, hay algo que no escapa al análisis. Se viene siendo tenaz, persistente y organizado desde la prolijidad administrativa.
Aspectos vitales para ser considerados y recibir la ayuda que esas familias esperan. Ese es el vínculo que construye la solidaridad.