Sonó la campana y largaron…

Se fue el 2016 y ya con las últimas campanadas, uno veía que el nuevo año traía lo que parece no terminar, que no es otro que actuar para la “tribuna”.
Los continuos ataques de un lado y otro, como tratando de sacar alguna ventaja en esa carrera que ya largaron, pero que promete ser de largo aliento, donde seguirá predominando el “golpe bajo”.
Cada uno expone su razón, con sus defensores de un lado y otro, tratando de “bombardear” a su tribuna, muchas veces más con sensacionalismo, que soluciones para la gente.
Uno muchas veces se pregunta si realmente están buscando lo mejor para el colectivo o simplemente siguen tratando de mantenerse en ese lugar tan importante y difícil de acceder para la amplia mayoría de las personas.
Es que no es sencillo perder ese grado de poder y que cuando se llega, se dejan llevar por la sedución del mismo, para aferrarse de una u otra manera, cada uno con su “manadita” que los acompaña.
De repente aparecen temas que cada tanto lo tiran sobre la mesa y buscan la manera de que los mismos lleguen a buen “puerto”, para ponerse el mismo como un gran logro.
La vida por su parte continúa su camino diario, donde también nos imaginamos esos que a través de su lucha solitaria, tratan de llevar lo mejor hacia su casa y a pesar de los inconvenientes, saben que cada día habrá que poner el “lomo”, la mejor cara, para tratar de encontrar los mejores caminos para su familia.
Seguramente que poco le importará si ya largaron la competencia para aquellos que desde el estrado, en época electoral golpearan su puerta para que los acompañe y prometerán vaya a saber cuantos “espejitos de colores”, los mismos que cada tanto lo visten de la mejor manera, para de ese modo seguir con un nivel, que vaya que no se acerca ni por asomo a la clase común, esa que día a día tiene que salir en esa lucha diaria.
En esa loca carrera de cruces de denuncias y donde desde nuestro punto de vista, vemos pocas ideas o buscar soluciones para el colectivo.
Pero ya nos hemos acostumbrado y cada uno trata de sacar su “ventajita”, jugando con cartas “marcadas”, que generalmente quedan en el mazo, donde cada vez que es necesario la utilizan.
De todas maneras convengamos que no es solo de acá, sino que ha llegado para ir instalándose en la región, entonces utilizan los “mote” de derecha, izquierda o centro, mientras que de vez en cuando aparecen los salvadores y también se aprovechan del momento, aunque cuando pasan para la “sernidora”, no encontramos la real diferencia.
Lo que uno ve si recién largaron y ya se comienzan a tirar “dardos” calientes, que será al momento de estar cerca de llegada.
La campana ya anunció que largaron, cada uno buscará sacar su ventaja en el camino y ver como aprovecha para hacer “caer” a su rival, para eso utilizaran cada uno sus herramientas, para seguir “abrochados” al poder.
Desde la tribuna estarán aquellos que lo aplaudirán y tratarán de “acomodarse” en algún lugar, donde también pueda de alguna u otra manera sentirse importante.
Lo que hoy sabemos es que sonó la campana y largaron, queda un largo recorrido para ver el final, que seguramente podría cambiar las caras, pero la gran interrogante será saber si tendrán la capacidad de unir a todos, por encima de los “motes”.