Xuxa conducirá ahora un programa para adultos

La presentadora brasileña Xuxa, que se dedicó durante tres décadas al público infantil, hará un programa de televisión para adultos y cambiará de emisora después de 29 años vinculada a la Red Globo, informaron medios brasileños.

Xuxa, cuyo nombre es María das Graças Meneghel, firmó un contrato millonario con la televisión Record, una de las principales rivales de Globo, según informaron los diarios Folha de Sao Paulo y O Globo, rotativo vinculado a la emisora del mismo nombre.

La información no fue confirmada ni por Xuxa ni por Record, aunque el canal sí admite estar en negociaciones con la presentadora y cantante de 51 años.

El anuncio oficial podría hacerse el próximo jueves, cuando Record tiene previsto presentar en una gala su programación para 2015, según la prensa.

El futuro profesional de Xuxa generó numerosas especulaciones en los últimos meses debido a que Globo suspendió en enero del año pasado el programa infantil de la presentadora, aunque la mantuvo en plantilla a la espera de decidir si le concedía otro espacio.

Xuxa estuvo vinculada a la televisión Globo, la de mayor audiencia en Brasil, desde los años 80, cuando recibió el apodo de la “reina de los bajitos” por sus trabajos con el público infantil.

Desde entonces y hasta el año pasado presentó programas infantiles de forma ininterrumpida en Globo, a la vez que produjo decenas de películas y discos de música infantiles.

La presentadora brasileña también tuvo programas de televisión en Estados Unidos, en varios países de América Latina y en España en los años 90.

La televisión Record, la nueva emisora de Xuxa, es propiedad del obispo Edir Macedo, líder de la Iglesia Universal, una congregación evangélica que ha tenido problemas judiciales con la presentadora.

En 2008 el semanario Folha Universal, medio oficial de la congregación, acusó a Xuxa de haber “vendido su alma al diablo” a cambio de 100 millones de dólares y de cometer prácticas “satánicas”.

Debido a ese episodio, el Tribunal de Justicia de Río de Janeiro condenó a la editorial que publica el semanario, también vinculada a la Iglesia Universal, a pagarle una indemnización a Xuxa.