La encuestadora Opción presentó los resultados de una encuesta: Uno de cada tres no está seguro de a quién votar

La encuestadora Opción presentó este miércoles los resultados de una encuesta, realizada entre finales de julio y principios de agosto, sobre el perfil de los votantes indecisos; según estos datos, uno de cada tres uruguayos no está seguro o no ha definido qué votará.
La encuestadora destaca que a solo 60 días de la elección nacional, un tercio de la ciudadanía «no ha definido plenamente su voto», ya sea porque tiene una opción tentativa pero o está seguro de ella, porque se encuentra indefinido entre diferentes alternativas o porque aún no se consideraron las opciones y candidaturas en juego.
El 66 % de los votantes están «seguros» de lo que van a votar, el 18 % escoge un partido/candidato pero advierte que podría cambiar su voto de aquí a octubre. A este último segmento, Opción lo considera como «votante inseguro».

Finalmente, están los «indefinidos», que son aquellos que declaran no saber qué votarán o que votarían en blanco o anulado. Este sector, que es el de más «incierto comportamiento», porque no manifiesta preferencia explicita de cara a la primera vuelta, es el 16 % del electorado.
No obstante esto, la encuestadora advierte que si asumimos que cerca de un 3 % de ese subgrupo votará en blanco o anulado, y que existe un pequeño grupo que tiene preferencia pero no la manifiesta, se «puede concluir» que el segmento estrictamente indefinido ronda el 12 o el 13 %.
Por tanto, los inseguros e indecisos son uno de cada tres uruguayos, cerca de 750.000 votantes. «Por la magnitud de esta cifra, se impone cautela al tiempo de proyectar el desenlace electoral, ya sea en la disputa entre el oficialismo y la oposición, así como la competencia al interior de la oposición», señala la encuestadora.

Ahora, cuando se desagregan los votantes convencidos e inseguros, según el partido al que votarían, «queda en evidencia» un «piso más alto» y «fuerte» para el Frente Amplio en relación a cualquiera de las alternativas opositoras.
Del 27 % que votaría al FA, según la medición de Opción, el 24 % son votantes seguros y 3 % inseguros.
En el caso de los partidos opositores, el partido que exhibe «votantes más firmes» es Cabildo Abierto, cuyo 10 % se desagrega en 8 % de votantes seguros y 2 % de inseguros.
En los partidos tradicionales, en tanto, la relación entre convencidos e inseguros es similar. Cerca de tres de cada cuatro electores blancos o colorados son votantes «firmes» por sus respectivos partidos, y uno de cada cuatro «podría cambiar de voto».

Globalmente, el 18 % de los «inseguros» se descompone en un 3 % con «mayor cercanía» al FA y un 15 % con preferencia electoral por alguna opción opositora.
Según la encuestadora, la mayoría del electorado opositor «inseguro» cambiaría hacia otras opciones opositoras, pero no consideraría votar al FA. Es ilustrativo señalar que la clara mayoría de electores opositores inseguros votaría por Ernesto Talvi o Lacalle Pou.
Cómo se comporta la seguridad del voto según interés en la política, posición sociodemográfica y edad:
Cuando se analiza el nivel de seguridad según diferentes variables, es «posible arribar» a varias conclusiones. En primer lugar, como sucedió en las internas, el predictor más fuerte del grado de seguridad en el voto es el interés en la política.
Existe una progresiva reducción de la indefinición electoral cuanto mayor es el interés manifestado: los votantes seguros son un 55 % entre quienes no tienen nada de interés, un 57 % entre quienes muestran poco interés, un 72 % entre los que tienen algo de interés y un 82 % entre los que tienen mucho interés.
En segundo lugar, también hay un «insoslayable» componente generacional: mientras entre los adultos jóvenes hay un 43 % de electorado inseguro o indefinido, este porcentaje se reduce al 32 % entre los adultos de edades intermedias y al 27 % entre los adultos mayores.
Otro «predictor importante» es la autodefinición ideológica, quedando de manifiesto que los electores de «centro» o que no se ubican en el eje izquierda-derecha tienen una probabilidad «notoriamente mayor» de estar inseguros o indefinidos.
72% de quienes se ubican en la izquierda o centro izquierda afirman tener decidido su voto y lo mismo hace un 75% de quienes se ubican en la derecha o centro derecha de la escala.
Los electores «seguros», en cambio, descienden al 58% entre los autodefinidos de centro y al 44% entre quienes no se ubican en el eje izquierda-derecha. Si lo observamos desde un ángulo diferente, más de la mitad del electorado que aún no tiene un voto firme se autodefine de centro o no se define ideológicamente en base a dicha escala.
«Esta constatación permite comprender las razones por las cuales las tres principales fuerzas políticas realizan esfuerzos estratégicos en busca de un electorado al que cabría catalogar como ideológica y políticamente moderado», señala la encuestadora.

Deja un comentario