Los Salteños no podemos dejarnos engañar nuevamente.

Salto es una hermosa ciudad pero que lamentablemente en los últimos tiempos ha sido olvidada por los que han tenido el poder y los recursos para levantar y poner a Salto en un lugar privilegiado como se merece.
Los politicos una «raza aparte» que se pelean para llegar a la cima y luego se olvidan del pueblo, su pueblo el que los llevo ahí. En épocas de campaña electoral todos son buenos, se abrazan, prometen y son amigos de los amigos. Pero al fin del día ellos saben bien que no les importa la gente. Tartufos, oportunistas y muchos se creen Dios en la tierra.
En Salto podemos nombrar a algunos que han llegado a lo más alto, pometen cambios pero su cambio vienen de la mano de los «Amigos de la vida». Los mismos que nos llevaron al caos, los mismos que compraron con el dinero de la gente e hicieron fiestas disfrutando en provecho propio.
Los Salteños tenemos la obligación de no dejarnos engañar nuevamente por esos personajes .
No nos pueden volver a engañar y sobre todo no nos pueden volver a endeudar. Salto merece lo mejor por su gente por su historia.

Deja un comentario